¿Qué es la mineralidad del vino?

Para saber y entender de vino no hay secreto, hay que amar, probar y catar vinos, se requiere de pasión, de paciencia y de práctica. Reconocer aromas y sabores como: la manzana, el albaricoque o el limón es sencillo, son aromas que conocemos e identificamos. Pero si hablamos de mineralidad no sabemos exactamente a que nos referimos y los profesionales del medio no logran ponerse de acuerdo sobre como se expresa la mineralidad en el vino. En este artículo conoceremos que es la mineralidad del vino, como se expresa, y como identificarla.

La cata no es una ciencia exacta, esto lo podemos verificar cuando tratamos de explicar en que consiste la mineralidad del vino.

Fue en los años 80 que la mineralidad hizo incursión el mundo del vino. Fue Robert Parker quien introdujo el término « Piedra Mojada »

Definición de la mineralidad

La mineralidad es una sensación compleja y subjetiva, se puede sentir al olfato y al gusto. Ella puede determinar una cierta calidad en el vino.

La mineralidad a diferencia de la salinidad y del dulzor no se puede medir.

Esta definición hay que entenderla en 2 etapas de la cata:

Mineralidad Olfativa

Les recuerdo que los aromas son moléculas orgánicas volátiles, que vuelan de nuestra copa y llegan a nuestra nariz.

La mineralidad que se siente al olfato, se traduce a aromas ligados a:

La mineralidad del vino

Para comprender este aroma los invito a realizar un ejercicio simple: frote 2 sílex uno contra el otro, el aroma que se desprende de ese frote es similar al que puedes conseguir en el vino.

A los que la palabra sílex les parece raro, el sílex no es más que una roca. También es llamando pedernal.

Les puedo asegurar que los profesionales y los críticos de vino utilizan esos descriptores en grandes y prestigiosas catas de vinos, es decir, no estoy inventando nada.

Mineralidad Gustativa

Recuerden que gran parte de los aromas percibidos en la nariz los encontramos en la boca, eso se llama retro-olfacción.

La mineralidad se percibe en el medio y al final de la boca, es una sensación táctil sobre las papilas de la lengua.

La mineralidad no debe ser confundida con la acidez. Son gustos con una estrecha relación. La acidez genera salivación mientras que la mineralidad da la sensación de pasar la lengua sobre piedras.

Repito hoy día esa descripción no tiene consensus y es un tema delicado entre profesionales.

En general los vinos blancos son más minerales y las principales uvas que presentan está característica son: el Riesling, el Sauvignos Blanc y el Chardonnay.

¿Cómo llega la mineralidad al vino?

Existen 3 orígenes de la mineralidad en el vino

Del Terroir

Existe una estrecha relación entre terroir y mineralidad. Ya sabemos que el el terroir es la interacción de 4 elementos: clima, suelo, elemento vegetal y trabajo humano.

Uno de los grandes conocedores de tema es el geólogo y biólogo Geoffrey Orban, que también fue mi profesor y especialista en Champagne.

Orban después de algunos años de estudios y de probar las soluciones de suelos y del vino elaborado con las uvas plantadas en esos suelos, llego a la conclusión que: « existe una correlación táctil y aromática entre el suelo y el vino« .

Podríamos decir, que los componentes del suelo, y particularmente de la química del suelo son absorbidos y asimilados por las raíces de la planta.

De la Uva

La uva es uno de los componentes de la noción de terroir.

En la uva existe azufre en la piel y en el raspón de forma natural y en mínima cantidad.

Este azufre es utilizado por la uva como antioxidante, lo que puede explicar la mineralidad del vino.

De las levaduras y la crianza

Otro origen cierto de la a mineralidad puede aparecer durante el proceso de vinificación y de crianza del vino.

En conclusión, la mineralidad es un tema que aún merita ser estudiado. Profesionales y regiones enteras productoras de vino afirman que sus vinos son minerales.

Existe una confrontación entre los catadores poéticos -soñadores y los científicos. Ahora usted ya tiene información para tomar su propia decisión.

Si entre amigos o en tus próximas catas, percibes uno de los aromas o de los gustos de los que hablamos anteriormente, puedes decir con propiedad: ese vino es mineral.

Con seguridad existirá alguien que no estará de acuerdo, pero no te preocupes, eso te permitirá generar una discusión y un intercambio de ideas.

Yo seguiré, como muchos de mis colegas y amigos, apreciando y a disfrutando de la mineralidad del vino.

Te invito a publicar en los comentarios de este artículo si ya has percibido los aromas y gustos de la mineralidad en algún vino. Cuéntame cuál vino fue, que uva y donde fue elaborado. Yo podre contarles mis vinos minerales preferidos.

Si este artículo te gusto no dudes en compartirlo con tus amigos y familiares. De esta manera la mineralidad del vino no tendrá secretos para ellos tampoco.

Recuerda el vino sabe mejor con amigos.

À très bientôt

by:LB

Comparte en tus redes