Los 3 pasos básicos de la cata de vinos

Siempre se ha pensado que catar vino es una actividad elitista y que está reservada a un grupo muy reducido de mortales, se supone que esas personas poseen un talento que los hace únicos y diferentes en el arte de catar vinos.

Nuestros sentidos: vista, olfato, gusto, tacto y oído están permanentemente siendo estimulados durante el día, pero la mayoría de las veces no somos conscientes de estos estímulos.

Durante una cata de vinos nuestro cerebro trata de analizar de manera consciente la mayor cantidad de información que el vino nos aporta. Este proceso consciente aumenta nuestros conocimientos del vino.

Disfrutar de una copa de vino está al alcance de todos, se necesita solo seguir los 3 pasos básicos para catar vinos.

Los 3 pasos

El momento tan esperado ha llegado. Estamos cara a cara con el vino servido en una copa. El primer paso para la cata de vino es observarlo.

Paso 1: La vista

En esta primaré parte, la visual observaremos: La limpieza del vino, el color y la densidad

La limpieza del vino:

Nos dará información sobre la buena salud del vino, mientras más claro y brillante más probabilidades tendremos de que el vino esté sano. Si el vino está un poco turbio o con una capa delgada y opaca en la superficie, puede que tenga algún defecto.

El color:

Observa el color y sus matices. Por ejemplo, un vino tinto joven es de color más rubí o cereza brillante. Los vinos rojos con el tiempo pierden el color evolucionan a colores granate o caoba.

Por su parte, los vinos blancos ganan en color, pasando de blancos pálidos y verdosos a amarillo color paja o dorado.

La densidad:

Mueve suavemente la copa y observa el vino. Mira como corre por las paredes de la copa. Algunos llaman esto: “lágrimas del vino” y otros “piernas del vino”. Por mi parte, no creo que el vino llore prefiero creer que el vino tiene lindas piernas.

Si las piernas son finas y corren rápidamente se trata de un vino más ácido. Ahora si las piernas son más gruesas y menos rápidas al correr se puede decir que el vino es más untuoso y con más cuerpo.

Paso 1 de la cata de vinos

Paso 2: El olfato

La nariz es una herramienta formidable, con una precisión perfecta, ningún mecanismo actual logra rivalizar con ella.

La nariz y los olores que percibimos por ella nos permiten hacer una analogía en nuestros recuerdos al momento de catar vinos. Los olores del vino pueden hacernos recordar cosas del pasado, alimentos que comíamos de pequeños, recuerdos relacionados con nuestra infancia y momentos importantes en nuestras vidas.

Hacer un llamado a nuestra memoria olfativa es importante al momento de catar.

La etapa olfativa de la cata de vinos se divide en dos momentos:

Primera nariz:

Esta primera nariz consiste en oler el vino en la copa antes de agitarla, se busca la intensidad de los aromas (intenso, discreto, ligero) y luego las familias de aromas: frutas, madera, especies, vegetales, floral, animal.

Segunda nariz:

Agita la copa con mucho cuidado y de manera circular. El objetivo es oxigenar el vino y liberar esas pequeñas partículas llamadas “partículas volátiles”, los cuales tienen una gran importancia en el perfil aromático del vino.

Este proceso de agitación debería profundizar los aromas detectados en la etapa precedente y quizá hacer aparecer nuevos aromas o aromas más específicos.

Paso 2 cata de vinos

Paso 3: el gusto

Luego de observar y oler el vino en la copa, ha llegado el momento de probarlo.

Este paso de la cata de vinos se puede dividir en: El ataque, la media boca y el final en boca.

El ataque:

Hablamos de la primera sensación que el vino nos da cuando está en la boca. El ataque nos permite identificar el estilo del vino (dulce, salado, ácido o amargo) y su intensidad (ligero o fuerte).

La Media boca:

En esta parte se analiza la textura o el cuerpo del vino. Aquí es donde el tacto entra en juego, se dice que podemos tocar él vino con la lengua, y de allí las expresiones y las comparaciones con la seda, el satén o el terciopelo.

Final en boca:

Aquí hablamos del tiempo que el gusto y los aromas del vino se quedan presentes en nuestras bocas.

Si el gusto desaparece rápidamente (hasta 3 segundos) se dice que el vino es corto en boca y si dura un poco de más tiempo (más de 5 segundos)decimos que es largo en boca.

Durante la ca de vinos hay que tener siempre presenta la retro-olfacción, que consiste en tomar pequeñas cantidades del vino en la boca y luego de ingerirlo respirar por la nariz, esto permite circular los aromas entre la boca y la nariz y poder apreciar mejor los matices del vino.

A veces podemos sentir que no tenemos la legitimidad para expresar nuestro punto de vista sobre un vino, no tenga miedo de hablar de tu experticia, de la que sentiste durante la cata de vinos.

La cata de vinos es una experiencia muy personal, y siempre estará ligada a tus referencias históricas y culturales, es decir, estará ligado a lo que has probado anteriormente y de dónde vienes.

Recomendaciones

Nunca se sabe todo de algo, en el vino es igual, nunca sabrás todo por eso te recomiendo:

  • Cata la mayor cantidad de vinos posibles, no te concentres en un estilo particular o en un color especial o en un productor, cata y cata siempre.
  • Compara vinos similares.
  • Define un método y síguelo.
  • Constituye un grupo de amigos para los que el vino sea un centro de interés, es mucho más divertido catar en grupo.
  • Sigue este blog, será tu mejor inversión.

Ahora te invito a que cuando abras una botella de vino trates de seguir estos pasos y cuéntame:

¿Qué vino probases?

¿Cómo te fue?

¿Cómo te sentiste?

Cuéntame y comparte tu experiencia.

À votre santé

by:LB

Comparte en tus redes

4 réponses

    1. De nada , gracias a ti por escribir.

      Si tienen interés de conocer algunos otras cepages, te invito a visitar mi blog, conseguirás la descripción de algunos otros cepages.

Laisser un commentaire