Mis 7 razones para amar el vino

El artículo de hoy será muy personal, les contaré mis 7 razones para amar el vino. Son razones muy mías muy subjetivas que comparto con muchas otras personas. En mi vida el vino nunca fue un tema de conversación ni mucho menos un producto presente en casa. Lo que significo que nunca o casi nunca tuve contacto ni relación con el vino.

Ya hace muchos años que me instale en París para finalizar mis estudios universitarios, los mejores años de mi vida. Lo más interesante de mi nueva experiencia fue conocer mucha gente diferente y hacer nuevos amigos. Un día un amigo me invita a cenar, ya habíamos cenado varias veces, pero me dijo que la cena era importante, yo en realidad presté poca atención.

El día de la cena llego, recuerdo me dijo « seguro mis amigos te gustarán ». Llegamos al lugar, un apartamento muy Parisino, estilo Hausmaniano: ventanas enormes, cortinas, alfombras, cuadros, obras de arte y una mesa muy bien decorada.

Para la cena estábamos invitados 8 personas y entre los invitados estaba un chico, su nombre ni me acuerdo, para este artículo lo llamaré « Dionisio »

Lo que recuerdo muy bien, era cada vez que Dionisio abría una botella de vino, el muy concentrado observaba y olio el corcho, observaba el vino en la copa y después lo olía, al final hablaba del vino de una manera inspiradora. Hablaba de colores, de tonalidades de profundidad, de aromas, de piernas, de gustos, parecía que recitaba una poseía. Debo decir que yo entendía muy poco, pero durante sus explicaciones yo quedaba como hipnotizado. Me dije, algún día haré lo mismo.

Esa fue mi primer contacto consiente con el vino. Anteriormente había tomado vino, pero de manera muy brutal. Mi vida cambió después de ese día.

Yo continué mis estudios, pero empecé a aprecia más y más el vino.

Gracias a muchas peripecias, cambio de trabajo y experiencias en otros sectores, hace 5 años regresé a la universidad, pero esta vez a estudiar lo que con el tiempo se convirtió en mi pasión « EL VINO ».

Aquí estoy escribiendo sobre vinos, algo que realmente disfruto. Por eso les contaré 7 mis razones para amar el vino.

Yo amo el vino por que:

Por placer, mi principal razón para amar el vino

Siempre he dicho que beber vino me genera una sensación espiritual casi sensual. Cuando tengo la suerte de tomar una copa Champagne siento una sensación de satisfacción de disfrute. Si suena como una canción un poco cursi pero es así.

Según un estudio de la Universidad de California, el beber vinos libera endorfinas lo que genera placer. Entonces pienso que no soy el único que siente ese placer.

Por su historia

Al vino le encanta contar historias. Los faraones del antiguo Egipto bebían vino y además eran enterrados con ánforas que contenían vino, con el objetivo de beberlo en el más allá.

La mitología griega dice que los dioses solo bebían vino. Otro libro dijo que Jesús transforme el agua en vino.

En otras palabras el vino nos cuenta una gran parte de la historia de la humanidad y está presente en el imaginario universal.

Soy Geógrafo

Entre mis 7 razones para amar el vino debo mencionar que una gran parte de mis estudios fue dedicada enteramente a la Geografía, en una conocida Universidad en París.

Hoy día esos conocimientos me ayudan a comprender el vino, es más sencillo entender la noción de terruño o de « Terroir ».

Cuando el productor habla de las características del suelo donde sus uvas crecen o del clima se a que se refiere y eso me hace querer más el vino, en otras palabras un geógrafo puede ser un sommelier.

7 razones para amar el vino
Tipos de suelo

El vino conecta, hace amigos, es social

Es la mejor herramienta y escusa para hacer amigos, en diferentes niveles, por ejemplo:

Cuando visitas un productor de vino, al inicio todo es un poco mecánico. Es un desconocido por lo tanto somos serios y profesionales.

La degustación avanza y el productor te habla de su historia, de la historia de su familia, o de la manera como dejo su trabajo en un gran banco en la ciudad para dedicarse a producir vino.

Durante la discusión su compañero o compañera de vida se acerca y de repente una conexión se establece.

Sin darte cuenta estás comiendo en su casa, en su mesa con su familia. El vino te permitió hacerte un nuevo amigo.

Otro ejemplo, estas de viaje y llegas a un bar de vinos, el responsable te recomienda un vino y por casualidad, la persona sentada a tu lado en el bar lo está bebiendo también. Se intercambia ideas y punto de vistas relacionado con el vino.

Al final todos terminan bebiendo de la misma botella. Así es el vino un rompe hielo y un hacedor de amigos fulminante. El vino es conexión.

El vino es la bebida más generosa y la gente que lo produce y lo disfruta son las personas que les encanta compartir. Una botella de vino siempre se comparte, no vale de nada beberlo solo.

7 razones para amar el vino
Compartir entre amigos

Realza el sabor de las comidas

Una buena comida con un buen vino es el placer último, nada que agregar.

Un buen vino rojo exalta el gusto de una carne azada, una copa de oporto con un queso azul, es la gloria.

Estimula mis sentidos

Beber vino de manera responsable estimula los 5 sentidos.

Personalmente estoy estimulado desde el momento en que abro una botella. El sonido del corcho me pone atento y mi cerebro me dice, « algo bueno esta por pasar ».

Luego la vista, lees la etiqueta, sirves el vino y no lo dejas de observar, de mirar y de aprecia con los ojos.

El olfato, al momento de abrir la botella, lo primero que haces es oler el corcho, lo que te permite verificar si todo está bien con el vino.

Cuando está en la copa lo llevas a la nariz y tratas de conseguir olores, que muchas veces te recordaran algo estimulando tus recuerdos.

Y cuando al fin lo llevas a tu boca. Todos esos sabores presentes, algunos difíciles de identificar y que te genera esa sensación de placer. Mientras lo conservas en la boca con tu lengua lo puedes tocar y decir que sensación te provoca.

El vino estimula tus sentidos.

Una razón para amar el vino es la « salud »

Si beber vino responsablemente es bueno para la salud, ya que:

  • Evita el envejecimiento celular
  • Ayuda a la digestión
  • Libera endorfinas así que es anti-depresor
  • Evita la diabetes
  • Reduce el colesterol
  • Previene el cáncer
  • No engorda y ayuda a perder peso
  • Previene la enfermedad de Alzheimer
  • Protege el corazón
  • Combate la hipertensión

En otras palabras, el vino ayuda a mantenernos en perfecto estado. Por eso la salud es una de mis 7 razones para amar el vino.

Existen otras razones un poco superficiales, pero igual de válidas por ejemplo:

  • El vino está presente en toda celebración
  • Tener una copa en la mano te hace sentir bien
  • En Francia es casi la bebida oficial
  • Una copa al final del día me relaja
  • Es como yo, nos sienta bien la edad
  • Me gustan las copas de cristal

Hacer esta lista me conforta en mi idea de que yo REALMENTE amo el vino.

Espero que te encuentres identificó en algunas de mis 7 razones para amar el vino. Si no dime cuál es tu razón y ayúdame a ampliar mi lista.

Si te gusto o te sientes identificó no olvides darle Like o a compartirlo. Encontrara al lado de este artículo los símbolos de Facebook y de WhatsApp compártelos, esto me ayudara continuar escribiendo cosas interesantes ligadas al vino.

À votre santé

by:LB

Comparte en tus redes