Los 4 defectos más comunes del vino

Reconocer los 4 defectos más comunes del vino, cuando uno es principiante no es algo difícil ni complicado. Lo cierto es que reconocerlos nos permitiría comprender más el vino y sobre todo disfrutar de un gran momento.

Un amigo me contó su peor pesadilla, la más recurrente ligada al vino. En su pesadilla él está sentado en una mesa, rodeado de sus amigos y el Sommelier del restaurante llega a su mesa, le muestra la botella, la abre y le sirve un poco para probar y el sommelier le pregunta:

¿Que le parece el vino?

¿El vino esta a su gusto?

¿Lo sirvo?

En ese momento él se despierta muy asustado.

Los 4 defectos del vino

Aunque les parezca mentira, esta historia no es una broma, fue esa discusión que tuve con mi amigo y que dio la idea de escribir este artículo.

Si es verdad es un poco intimidante y confuso el hecho de ser el responsable de probar un vino. Estos defectos son siempre detectables a los sentidos: vista, gusto y olfato. No tenga temor, confíe en sus capacidades y sobre todo, sepa que encontrar defecto en un vino también es una manera de aprender de ellos.

Existen varios tipos de restaurantes: los restaurantes que poseen estrellas Michelin o esos restaurantes con cierto estatus, caros y con personas responsables de servir el vino un « Sommelier » o un « Sumiller ».

Normalmente en estos restaurantes sirven menú degustación, donde los platos ya están acompañados por un vino determinado, el objetivo es facilitar y hacer más agradable la experiencia. En ese caso no hay nada que hacer, ellos ya han seleccionado y catado el vino por usted.

Existen otros restaurantes más accesibles y de calidad similar, donde el menú de vinos es extenso.

En ese caso recuerde pedir opinión al sommelier y sobre todo pedir el vino de la región o el productor o que más te guste. Esa es la base de una cena exitosa.

La degustación de vinos se inicia al abrir la botella, el sonido que ella emite te da información de su estado. En este caso usted no abrió la botella así que usted no tiene acceso a esta información, pero no se preocupe, eso no es lo más importante.

Entre los 4 defectos más comunes en los vinos podemos mencionar:

El gusto de corcho

De todos este es el más común de los defectos.

Es posible que la persona que sirva el vino lo detecte al olfato al momento de abrir la botella y al oler el tapón o el corcho. La persona que abrió la botella te mostrara el corcho y ambos, podrán decidir si la botella está bien o no.

Te recomiendo no tomar la decisión solo con el corcho como prueban, es decir, te recomiendo que pruebes el vino para verificar que todo está bien.

El olor que se desprende del corcho es un olor a humedad, cartón mojado o mojo. En la boca conseguimos sabores amargos sin gusto.

Este defecto es producido por que el corcho entro en contacto con una molécula llamada tricloroanisol o TCA. Esta molécula entra en contacto con el corcho al momento de embotellar el vino.

Este defecto afecta solo a los vinos embotellados con tapones elaborados en corcho. Hoy día muchos de los vinos del nuevo mundo no están tapadas con corcho, están selladas con cápsula; la misma que las botellas de cerveza o con tapónese vidrio.

Los 4 defectos del vino
Tapón en metal para conservar el vino

Un vino con este defecto solo podría utilizarlo para cocinar o simplemente directo para la basura.

Oxigenación

Este defecto es presente tanto en los vinos blancos como en los vinos tintos, ya hemos hablado en artículos anteriores que el oxígeno es el peor enemigo del vino.

La oxigenación es cuando el vino ha estado expuesto durante mucho tiempo al oxígeno. Él los vinos blancos el color cambia a dorado oscuro y en los tintos a un color marrón.

Los vinos con este defecto tienen gusto a humedad, el carácter frutal tan presente y apreciado en los vinos desaparece y existe la sensación de vino diluido en agua, hay un gusto muy persistente de acelgas o vinagre.

Olvídelo, ese vino es irrecuperable.

Defecto de reducción

Otro de los 4 defectos más comunes de los vinos y que no necesita ser profesional para identificarlo es: el defecto de reducción.

Este defecto puede ser originado por un exceso de sulfito, fácil de identificar, ya que un fuerte olor a huevo podrido se desprende de la botella.

La otra causa que genera este problema es el no filtraje o de clarificación del vino, lo que genera un olor a trapo mojado a cebolla.

Ese mismo problema de filtración produce en algunos casos la presencia de burbujas, muy leves en vinos que normalmente no tienen burbujas.

En la gran mayoría de los casos con pasar el vino por una carrafa y ponerlo en contacto con oxígeno estos defectos podrían desaparecer, digo bien podrían, no siempre es así.

Uno de los 4 defectos del vino es « acidez volátil »

Si al abrir la botella te das cuenta de que hay un olor a vinagre o esmalte de uñas.

Siento decírtelo, pero no tienes opciones, solo tienes que tirarlo.

Esto sucede cuando el vino ha sido mal o poco sulfatado lo que genera la aparición de una bacteria llamada Acetobacter.

A lo anterior se le suma un exceso de oxígeno y un bajo nivel de alcohol y mal almacenamiento del vino. En este caso ni siquiera te recomiendo que lo pruebes.

Podríamos concluir diciendo que existen muchos más defectos, pero para reconocerlos hay que tener un poco más de experiencia. No se preocupe con el tiempo y práctica ustedes lograrán reconocerlos.

Los 4 defectos más comunes pueden ser evitados si el vino está almacenado correctamente, en un lugar fresco, donde la temperatura no cambie drásticamente, con muy poca luz. La botella de vino tienes que estar de manera horizontal, es decir, acostadas donde el vino siempre está en contacto con el corcho.

Otro aspecto que hay que tener presente es que estos defectos no ocasionan ningún problema de salud.

Considero también importante decir que, algunos de estas situaciones dependiendo del país o de los productores no son considerados como defectos.

El defecto de reducción, por ejemplo, está muy presente en los vinos naturales y hoy día muchos consumidores saben que con un poco de aireación este defecto desaparece.

Estos 4 defectos son los más comunes y fácil reconocer, solo tienes que seguir tus sentidos: vista, olfato y gusto. Todos tenemos la posibilidad de reconocerlos.

Los 4 defectos del vino

Ustedes aún más, ya que siguen este blog y ya han leído los artículos anteriores, ustedes poseen las herramientas suficientes para hacerlo.

Seguro ya has estado en presencia de uno de estos defectos, cuéntame cuál defecto fue, que sucedió y cuál fue tu reacción.

Si te gusto este artículo no olvides en compartirlo con tus familiares y amigos.

Recuerda que el vino sabe mejor rodeado de amigos y consumiéndolo de manera responsable.

À votre santé

by:LB

Comparte en tus redes